Bisila Bokoko es una mujer emprendedora con éxitos a la altura de sus cualidades cualidades. Nos vino a visitar a Galvanize para contarnos su trayectoria y experiencia y ninguno nos quedamos indiferentes. Su familia procede de Guinea Ecuatorial, ya que sus padres se mudaron a España cuando tenían solo 14 y 17 años, respectivamente. Dado que Bisila nació en España cuando aún no era habitual ver gente africana, sus padres decidieron que para mantenerla en contacto con sus raíces lo harían a través de los libros.

Es por esto que ella se considera parte de 3 lugares diferentes. Estos son: España –donde se crió-, EEUU –donde se crió profesionalmente- y África –donde lo aplicó-. Comenzó estudiando Derecho y Económicas, y terminando la carrera se dio cuenta de que lo que de verdad le gustaba era Marketing internacional y comercio exterior. Aplicó a las becas del IBEX, forma en la que comenzó su historia con Nueva York, y empezó a trabajar en el Estudio Valenciano de la exportación ayudándoles a hacer negocios con EEUU. Fue la becaria del año 2000, y ese mismo año llegó a NYC, determinando su carrera profesional.
Desde ese momento decidió que ella quería ayudar a otras personas a cumplir sus sueños. Fueron años de gran importancia porque tenían la posibilidad de venir e instalarse las empresas de España, y desde su trabajo, hablar con la gente de la Cámara de Comercio de América Latina le dio una visión más global al compartir idioma con ellos.

Un tiempo después, finalmente la despidieron y acabó su vida ayudando a otros como empresarios: comenzó a ser ella misma emprendedora. Se fue de vacaciones para despejarse y, cuando la llamaron para trabajar, decidió que montaría su propia empresa para colaborar con ellos.

Así nace Bisila Bokoko Embassy Services (BBES), una consultoría para ayudar a los empresarios a cumplir sus sueños: según el continente al que quieran ir Bisila les aporta esa llave, y les acompaña de la mano para que lo consigan. Son ahora 6 personas y llevan aproximadamente 6 años. Han trabajado con varias empresas españolas (ej. Pikolinos: “contratamos a Olivia Palermo, nos la llevamos a Kenia e hicimos una colección con las mujeres de allí para darles trabajo y hacer que la gente tenga una conexión con esta tribu, de ver su situación allí”).

Su visión se basa en la “Economía de la generosidad” –economía con la que ayudas a otra gente-, ya que para ella esta es la visión actual (en un negocio o aportas felicidad a una persona u omites una frustración, si no, no sale adelante) en contraposición con la “Economía de la escasez” de los 70 (no hay para todos, así que todos quieren ser el mejor).

Dado que sus pasiones eran la moda, comer y la cultura, se ciñó a lo que le gustaba porque era lo que quería, así todos los días puede levantarse con la pasión de ayudar a gente en los sectores que de verdad le llaman. Este es un consejo que se nos da mucho a los jóvenes y que no siempre termina de calar, pero habiendo visto tantos ejemplos cada vez tengo más claro que en la vida puede pasar cualquier cosa y lo mejor será dedicarla a algo que verdaderamente te llene.

Después nos contó su historia con África: nunca había ido a los 35, así que fue por su cumpleaños a Ghana. Al estar allí se vio reflejada en los niños, y se dio cuenta de que lo único que los diferenciaba era el acceso a educación privilegiada. Uno de los jefes de la tribu coincidió con ella y le propuso ser la reina del desarrollo un poblado de Ghana, dándole tierra para que fuese parte de ellos, y dado que ella había conocido África a través de los libros, decidió que ellos también podrían conocer el mundo así.

Así creó una biblioteca y se la donó al poblado, empezando con el proyecto social de bibliotecas por África: Bisila Bokoko African Literacy Project (BBALP), www.bbalp.org. Este proyecto me pareció súper bonito, ya que es una forma maravillosa de llevar cultura y educación a muchas partes del mundo, y yo siempre he tenido muchísimo amor a las bibliotecas, por lo que me alegra que haya conseguido llevarlas a tantos países de África. Después de esta explicación, empezamos a hacerle preguntas nosotros mismos.

¿Crees que la clave de los problemas en África es la educación?
Creo que la educación más bien es la llave: por todo el tema de la colonización no hemos tenido una revolución industrial, hemos pasado de la nada a la revolución tecnológica. La gente tiene más acceso a viajar y a más información, lo que está cambiando un poco la situación (uno de los dictadores que llevaban más tiempo esta semana ha caído), así que se está demostrando que cuanto mejor educación tiene la gente mejor les van las cosas.

¿Crees que pronto habrá democracia en la mayoría de países?
Por su cultura tendría que ser de forma distinta, ya se ha visto que cuando intentamos poner algo occidental allí tal cual suele salir mal, tiene que adaptarse a ellos. Podría haber una adaptada a su forma de vivir y su cultura. Un ejemplo es la educación que estoy dando a los Guerreros Masai: quiero educarles, pero no cambiar que sean guerreros y tengan sus ritos.

¿Cuál es la clave de internacionalizar un negocio?
Para empezar, teniendo una visión muy global y pensando en grande, no estar pendiente de que se alineen los factores externos, sino de entrada tener eso en mente. También es importante el partner en ese mercado que te ayude a abrir las puertas, ya que hay que conocer lo máximo posible de su cultura.

¿Qué proyectos tienes actualmente?
– Vinos (Valencia), 2009: la empezó mi hermano, como no conseguía tener hijos y trabajaba en una empresa de vinos (Requena) él propuso montar un vino que se llamara Bisila -representando a esa persona que va por el mundo- conmigo como embajadora. La idea les gustó y la llevaron a cabo, y al final compramos acciones del proyecto y el año pasado compramos hasta un edificio. Un aprendizaje importante es que al principio íbamos regalando vinos porque no sabíamos cómo hacerlo, y nos fuimos adaptando y asociando con personas del sector. Bisila Wines fue mejor vendido en China y África, y no lo traje a EEUU porque en ese momento yo estaba en la cámara de comercio internacional de España y no quería aprovecharme de la situación.
– Mujer (con la UNTAC, comercio y desarrollo): con Empretec ayudar a mujeres en países en vías de desarrollo a crear sus planes de negocio. Lo que a ellas les faltaba era la educación, dado que aun con un microcrédito sin saber pagar impuestos, contratar, etc. es muy difícil que un proyecto salga adelante. Algunos ejemplos de proyectos a los que hemos ayudado son una escuela musulmana de artes marciales para mujeres para que se puedan defender o una mujer que empezó con taller en su cocina y ahora es de las más ricas de áfrica. Son mujeres muy seguras de sí mismas, al ir a explicar su proyecto se explayó todo lo que quiso aunque le dieron 5 minutos, y aun cuando en muchos países no tienen derecho ni de heredar. Por eso este proyecto me parece tan potente, porque puedo ver a mujeres fuertes creciendo cada día.

¿Qué criterios tenéis en cuenta al querer desarrollar un proyecto en un sitio?
Lo más importante es el partner. Los gobiernos están muy entrometidos en la vida económica del país, te piden hablar con el ministro y comisiones por ir allí etc. etc. Lo importante es tener una persona allí que te evite todo eso, preferiblemente gente de allí pero que se ha educado fuera y sabe cómo funcionan las cosas fuera (en Zimbabue me vio un chico por Facebook y me pidió que quedáramos para hablar cuando fuese a Sudáfrica y ahora hemos hecho un proyecto juntos y él está en nueva Orleans). Un consejo que os doy es que para emprender fuera siempre hay que acomodarse a la cultura (ya sea en África, en EE.UU. o en cualquier parte).

¿Es más difícil emprender siendo mujer?
No necesariamente, ya que hay países muy matriarcales, pero donde la religión musulmana tiene mucha presencia sí que es más difícil. En otros como África del este no hay ningún problema, así que para orientarse lo mejor es mirar la religión del país.

¿Queréis abrir en más países? ¿Y fuera de África?
Ahora mismo nuestra próxima meta es Sudáfrica, en una de las partes rurales de Pretoria. Nos gustaría trabajar primero por toda África y luego ya veremos si lo llevamos a otros lugares.

¿Has sentido a menudo que sufrías discriminación?
No, porque yo siempre me he visto como persona, no como encasillada en unas etiquetas. Lo mejor es no meter en tu carta de presentación que eres discapacitado, mujer, o racializado ya que lo importante es el valor que aportes.
Habrá gente que piense todas esas discriminaciones, pero yo no me centré en eso sino en hacer bien mi trabajo. De hecho fue mi propia arrogancia por lo que me echaron, ya que se me subió a la cabeza el poder y durante un tiempo tuve un jefe que me dejó crecer y hacer lo que quise, pero cuando vino otro que no me dejaba me vine arriba como si supiera más que él. Fue duro porq estaba acostumbrada al glamour, pero sé que lo que tengo hoy en día me lo he ganado con mi propio nombre.

¿Cómo te organizas en tu día a día?
Me levanto a las 5 todos los días. Primero voy al gimnasio para estar sana, hasta las 8 o así medito, llevo a mis hijos etc., y luego me pongo con mis proyectos desde ahí hasta las 16, concentrada al 100%. Después de ahí ya no rindo, sino que me dedico a mi familia. Tengo los días repartidos en reuniones, simplemente en producir, en mentorización, coaching privado, etc. En mi opinión, lo más importante es el tiempo que dedicas a cada cosa dedicarlo de verdad. Para rendir yo me divido en bloques de 3h y los aprovecho al máximo de concentración. Lo segundo más importante es tener un equipo muy potente contigo que sepa más que tú, del que puedas aprender todos los días y que siempre te pueda echar una mano. En resumen: lo mejor es estar sano, socializar y tener tiempo para ti; no dormir de más; y aprovechar al máximo el tiempo que dedicas a cada cosa.

Por último, os dejo el enlace a su página web, donde expone sus proyectos y su gran marca personal.

 

 

Categorías: Visitas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: